Mucho se ha hablado y discutido en foros de todo tipo sobre los trabajadores del sector de los servicios domésticos y su situación laboral. De todos es sabido que la mayoría de estos trabajadores (o, mejor dicho, trabajadoras, porque aunque el masculino es genérico, en este caso la abrumadora mayoría son mujeres) trabajan en condiciones laborales penosas. De entrada, este sector es el que más economía sumergida produce. La inmensa mayoría de las relaciones de trabajo de servicio doméstico carecen de cualquier tipo de documentación: ni contrato ni alta en la Seguridad Social.

Pero, ¿de quién es la culpa? Actualmente la responsabilidad principal es del Estado, puesto que el marco legislativo favorece, e incluso propicia, estas situaciones de inseguridad jurídica del personal al servicio del hogar familiar. De un lado, la Ley que regula la contratación de personal de servicio doméstico exime de la obligación de realizar un contrato por escrito. De otro lado, la normativa de la Seguridad Social, y en concreto el Régimen Especial de Empleadas de Hogar, exime del alta y las cotizaciones a las personas que trabajen menos de 20 horas semanales. Pero, ¿si no hay contratos escritos cómo se puede saber cuántas horas trabaja una empleada de hogar? Ahí está el problema, que puede trabajar 50 horas semanales y sería muy difícil demostrarlo.

Por último, el salario mínimo interprofesional de las empleadas de hogar marca unas cantidades que difícilmente permiten subsistir a una persona en el marco económico actual.

En esta situación, las empresas de selección de personal de servicio doméstico ejercemos una labor informativa y pedagógica fundamental:

  • En primer lugar, informamos tanto a las trabajadoras que pasan nuestros procesos de selección como a los empleadores, nuestros clientes, de todas las obligaciones que deben cumplirse en materia laboral y de Seguridad Social. E incluso advertimos de los peligros que corren si no se cumplen.
  • Las empresas de selección de personal de servicio doméstico, como AsistHogar, nunca aceptamos realizar un proceso de selección en el que no se vaya a cumplir la ley en la contratación por parte del cliente/empleador. Por ejemplo, nunca haríamos una selección para incorporar a una persona para un servicio de 30 horas semanales si no se le fuera a pagar la Seguridad Social. Y no lo hacemos, en principio, por razones éticas arraigadas en nuestros valroes corproativos, pero además porque seríamos cómplices de una infracción legal corriendo el riesgo que eso supone.
  • Las empresas de selección y gestión de personal de servicios del hogar asesoramos y orientamos constantemente a nuestros clientes, que son los empleadores, para que en todo momento se cumplan los procedimientos correspondientes: pago de salarios, bajas, vacaciones, etc. De esta manera la empleada de hogar ve todos sus derechos mantenidos.
  • Realizamos siempre todo por escrito. Cada servicio se formaliza en un contrato (aunque la Ley no lo exija, nosotros lo hacemos) y las nóminas que gestionamos se hacen también por escrito haciendo constar siempre los datos fiscales de las partes (empleador/empleada), las cantidades pagadas, los periodos que corresponden, etc.
  • Adaptamos los salarios al mercado. Nunca recomendamos a nuestros clientes que ofrezcan solo el salario mínimo en las ofertas de empleo sino que se adapten a la realidad del mercado y que ofrezcan salarios más altos. Los motivos son varios, en primer lugar los éticos ya mencionados, pero también porque el cliente nunca tendrá una estabilidad laboral pagando el mínimo, puesto que el personal no durará. Y a nosotros, como empresa de selección, nos resulta mucho más difícil seleccionar a alguien para un puesto de 700€ que para uno de 900€, así de claro. Con lo que con nuestra actuación promovemos calidad y bienestar para todos a través de unos salarios adecuados. Porque para salarios mínimos ya están los anuncios pegados en las farolas.

Por todo eso no entendemos que hayamos sido a veces objeto de acoso por parte de sindicatos o de la Inspección de Trabajo. No hay mayor garantía para una empleada de hogar que ser contratada para trabajar en servicio doméstico por uno de nuestros clientes.

Hoy se ha iniciado el trámite parlamentario de una enmienda a la ley de reforma de la Seguridad Social que confiamos en que venga a regularizar mejor la relación laboral de las empleadas de hogar. Mientras tanto, en AsistHogar seguiremos trabajando con el mismo objetivo con el que fundamos esta red años atrás: dignificar y profesionalizar el servicio doméstico.

One thought on “Las ventajas de las empresas de servicios domésticos

  1. Efectivamente es muy importante profesionalizar el sector de las empleadas de hogar, que ellas aprendan a ser más profesionales y al mismo tiempo que su trabajo empiece a ser valorado como se merece por parte de sus empleadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *