Las noticias de robos perpetrados por falsas empleadas de hogar van en aumento. Hasta ahora se trataba de pequeños hurtos causados por la precaria situación económica o la desesperación de algunas personas individuales que se ofrecían como empleadas de hogar y que aprovechaban la confianza que la familia les daba para apropiarse de lo ajeno. Pero últimamente vemos auténticos profesionales del crimen, llegando en algunos casos a ser bandas organizadas, que aprovechan la relativa facilidad con la que las empleadas de hogar tienen acceso a las viviendas para saquear las casas de los incautos clientes.

En AsistHogar hace tiempo que nos debatíamos sobre la conveniencia de publicar un post sobre este asunto. Por un lado consideramos que nuestra obligación es mantener a nuestros amigos y usuarios informados de lo que pasa en el sector, pero por otro temíamos parecer sensacionalistas. Pero al final la actualidad se impone y el número de casos es cada vez más alarmante. Tampoco queríamos tratar este asunto para no difundir una injusta sospecha hacia las empleadas de hogar. Es habitual que, cuando en una casa desaparece algo, se piense primero en la empleada de hogar como presunta culpable. La realidad demuestra que casi nunca es el personal de servicio doméstico el responsable de la desaparición.

Cuidado con los robosNo obstante hay que ser precavidos y hacerlo bien. Los viejos trucos de dejar unos billetes como cebo en alguna parte de la casa para ver si la empleada de hogar se los lleva son demasiado burdos y evidentes. Ante esas “trampas” solo caería una persona muy ingenua o alguien que sufriese cleptomanía. Las medidas de seguridad realmente efectivas pasan por la prevención. Debemos asegurarnos de saber muy bien a quién contratamos y tratar de obtener las máximas garantías.

Una forma fácil de obtener garantías y tranquilidad, sabiendo que el personal que va a trabajar en nuestra casa es de confianza, es contratar los servicios a través de una agencia de servicios domésticos. La función principal de las agencias de selección de personal de servicio doméstico es precisamente la de escoger a las personas más adecuadas para el puesto de trabajo, realizando la comprobación del currículum, las referencias, realizando tests y pruebas, etc. Aún así nadie es infalible y hasta a las empresas especializadas a veces se les cuela alguna persona indeseable. Pero la ventaja para el usuario es que, ante una situación así, siempre se puede recurrir contra la empresa que presta el servicio.

En el lado opuesto, coger un teléfono de un cartel pegado en una farola en el que se ofrecen servicios domésticos, puede ser un riesgo al desconocer quién está realmente detrás de ese anuncio. La mayoría de las veces no serán delincuentes, pero lo que sí es seguro que serán trabajadores irregulares, con el riesgo que eso comporta en lo relativo a las cuestiones legales, laborales y administrativas.

Así que, con la cantidad de oferta seria y profesional a nuestro alcance hoy en día, tratar de ahorrarse un par de euros contratando a personal desconocido e irregular puede salirnos mucho más caro a la larga. Mejor confiar solo en profesionales.

 

2 thoughts on “La seguridad en el servicio doméstico

  1. Me han robado unos brillantes valorados en 6000€ y no se que hacer creo que fue una chica que tenia por horas pero estoy muy dolorida y perdida que puedo hacer

    1. Si tiene una sospecha fundada de que fue esa persona lo que corresponde es denunciarla en la Policía o Guardia Civil. Si la contrató usted por su cuenta y sin documentación de por medio va a ser muchísimo más difícil resolver algo. Por eso nosotros recomendamos hacerlo todo siempre de manera formal y por escrito. Si la persona le llegó a través de alguna agencia lo normal es que la agencia haya realizado una selección rigurosa y no deberían pasar este tipo de cosas. Además, si fuese una persona seleccionada por una agencia tendrá más seguridad de tener los datos de ella tales como dirección, teléfono, etc. Aún así, por nuestra experiencia, sabemos que la empleada de hogar es muchas veces la primera persona de la que se sospecha pero, en la mayoría de los casos, no es finalmente la responsable. No deje de investigar otras posibilidades. Esperamos que todo se resuelva favorablemente. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *