El cheque asistencial o doméstico puede usarse de varias maneras:

  • Por parte de las administraciones públicas para la prestación de las ayudas a la dependencia.
  • Por parte de las empresas privadas y organismos como beneficio social para sus empleados, ayudándoles a conciliar la vida familiar y laboral.
  • Por parte de particulares que quieren regalar a otra persona un servicio que le ofrezca una mejor calidad de vida.

Si los organismos públicos ofreciesen las ayudas y subvenciones (como por ejemplo las de la Ley de Dependencia) a modo de cheque asistencial, los usuarios podrán decidir quién sería la persona o empresa que les prestaría el servicio asistencial. Las empresas deberían inscribirse y homologarse en un Registro de Empresas Adheridas al Cheque Asistencial, mientras que los trabajadores independientes deberían estar de alta en la Seguridad Social o bien en el Régimen de Trabajadores Autónomos o bien en el Régimen Especial de Empleados de Hogar.

Actualmente, las adjudicaciones de las Administraciones Públicas se hacen a una sola empresa, y a veces de maneras poco ortodoxas. Esto crea una situación de monopolio que hace que la empresa adjudicataria cobre altas tarifas a la Administración mientras que presta un servicio de poca calidad. Además, los usuarios se ven en la obligación de aceptar en su casa, para realizar labores muy personales, a las personas que les asigne la empresa adjudicataria del concurso. Si a esto le añadimos la falta de calidad del servicio que prestan estas empresas en monopolio, el usuario recibe un servicio de mala calidad que no le satisface y al que tiene que resignarse o perder la ayuda. Por el contrario, ofrecer las ayudas por medio de cheques asistenciales permitiría a todas las empresas participar de las acciones de asistencia domiciliaria, creando un mercado más competitivo y un servicio de mayor calidad.

Con el cheque asistencial el usuario recibiría mayor servicio ya que, por la misma cantidad económica percibiría más horas de servicio ya que las empresas que compiten en el mercado libremente ajustarían las tarifas para hacerlas competitivas, mientras que las empresas en situación de monopolio por la adjudicación del servicio suelen cobrar precios por hora exhorbitados a la Administración.

Aitor Zorrilla, Director General de AsistHogar Servicios Domésticos y Asistenciales dice al respecto “En el ámbito de las ayudas públicas a la dependencia el cheque asistencial es la mejor manera de ofrecer un servicio de calidad a las personas mayores y dependientes. De este modo se garantiza que las distintas empresas y profesionales puedan participar en igualdad de condiciones en la prestación del servicio, al mismo tiempo que permite a los usuarios elegir la empresa prestadora que más le conviene y que mejor servicio le presta.”

Cheque regalo domésticoPero el cheque asistencial o doméstico no es solo una herramienta para la prestación de servicios públicos o subvencionados, también es útil para las empresas a la hora de remunerar o incentivar la productividad de sus empleados y reforzar la lealtad hacia su empresa. Además, la remuneración a través de cheques domésticos o cheques asistenciales tiene grandes ventajas fiscales tanto para la empresa que paga con ellos como para el empleado que los recibe.

El cheque asistencial o cheque doméstico de tipo privado podría ser una variante más de los cheques de servicios o de los cheques regalo que ya conocemos. En España son de sobra conocidos los vales de comida como Cheque Gourmet y Ticket Restaurant o los talonarios de noches de hotel que se usan para regalos o incentivos. Aunque también existen cheques o vales para adquirir los libros de texto subvencionados por las comunidades autónomas (Educadhoc), servicios de guardería (Educainfantil o Ticket Guardería), cheques regalo (Cadhoc y Ticket Compliments) o cheques para la adquisición de artículos y servicios informáticos (Infodhoc y Ticket Informática Direct) y muchos más productos y servicios. Ahora solo falta que los cheques asistenciales y domésticos se conviertan en una realidad en toda España.

Y no solo las empresas pueden hacer uso de los cheques domésticos o asistenciales, también los particulares pueden aprovechar esta herramienta para regalar servicios a través de cheques-regalo con un valor predeterminado de horas de servicio. Se puede regalar desde una limpieza puntual hasta una ayuda doméstica semanal. Estos cheques domésticos o asistenciales están muy implantados en otros países. En Estados Unidos, por ejemplo, son conocidos como gift certificates (certificados de regalo) y todas las empresas de servicios domésticos o de cuidado de mayores los ofrecen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *