Si estás pensando en vender o alquilar una propiedad ya no basta con contratar los servicios de un agente inmobiliario y de una empresa de limpieza y mantenimiento para que deje la casa en perfecto estado, desde ahora necesitas también cumplir con un nuevo otro trámite obligatorio.

Desde el 1 de junio de 2013, para poder vender o alquilar una vivienda es imprescindible disponer de un certificado de eficiencia energética. Las multas por incumplir esta norma pueden llegar hasta los 6.000 euros. Este certificado clasifica las viviendas y locales según su eficiencia energética con una escala marcada por letras, de la A a la G, igual a la que ya encontramos en los electrodomésticos.

En los casos de venta de pisos serán los propietarios los que deberán poner a disposición de los compradores el certificado en el momento en el que se efectúa la operación de compra-venta, mientras que en el caso de los alquileres el casero deberá entregar una copia al inquilino. Esto significa que no se puede solicitar el certificado una vez que se ha realizado la venta o el arrendamiento del inmueble sino que, en todos los casos, deberá hacerse de manera previa. Es más , la Ley obliga a que el certificado energético se incluya en toda oferta, promoción y publicidad dirigida a la venta o alquiler de edificios, viviendas o locales, lo que implica que en cualquier anuncio que se haga de la vivienda deberá incluirse como dato obligatorio la clasificación energética.

Por lo tanto, el propietario que quiera alquilar o vender deberá contratar los servicios de un técnico cualificado y debidamente acreditado, que son los únicos autorizados para emitir los certificados de eficiencia. El técnico hará una inspección visual y mediciones con aparatos específicos, comprobará la orientación, observará los materiales de paredes y fachada, distribución, ventanas, sistema de calefacción y refrigeración, sistema de calentamiento de agua, iluminación, persianas, toldos, etc.

En función de los datos recogidos el técnico expedirá un certificado, con una validez de 10 años, que recogerá la siguiente información:
– La calificación energética del inmueble, desde A (la más eficiente) hasta G (la peor).
– Características energéticas de la propiedad, potencia, rendimiento y consumo típico.
– Descripción y datos identificativos del inmueble.
– Consejos para reducir el consumo energético.
– Recomendaciones para mejorar la eficiencia energética de la vivienda.

En la web del Ministerio de Industria podemos encontrar un modelo de certificado de eficiencia energética para que podamos hacernos una idea de cómo son.

Los precios varían desde menos de cien euros hasta varios cientos de euros en función de la ubicación del inmueble, de los metros cuadrados o de las tarifas que libremente quiera implantar cada técnico. Así que hay que hacer un poco de trabajo de prospección para encontrar el mejor técnico al mejor precio.

3 thoughts on “El certificado de eficiencia energética en las casas

  1. Si necesitas información sobre el certificado energético y también conocer presupuestos además de resolver dudas, te recomiendo que visites la página de Mundo ITE.

    Saludos.

  2. Resaltar que el certificado de eficiencia energética es obligatorio tanto para edificios y locales, no solo para viviendas. Es importante saberlo por si vienen a hacerte una inspección que tengas todo en regla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *