El precio de la electricidad no deja de subir, y las casas cuentan cada día con más componentes eléctricos en sustitución de los que antes eran de gas, como el calentador o el horno, con lo que las facturas eléctricas van en constante ascenso. Por eso es importante establecer medidas que nos ayuden a ahorrar el gasto superfluo de electricidad.

Temporizadores eléctricos1 – Utiliza temporizadores eléctricos para conectar y desconectar automáticamente algunos aparatos. Se trata de unos aparatos con un reloj incorporado que, conectados entre el electrodoméstico y la corriente, abren o cierran el flujo eléctrico automáticamente según les indiquemos.

Este dispositivo se puede usar perfectamente, por ejemplo, en el calentador eléctrico de agua (tipo termo) sin que se pierda el calor del agua almacenada. Yo he llegado a comprobar como, tras 24 horas desconectado, el agua del termo seguía perfectamente caliente para darse una larga ducha sin problema. Así que ¿por qué no desconectar el termo la mitad del día? Puedes instalar un temporizador eléctrico que encienda el calentador a una hora determinada y lo apague a otra. No te preocupes por que se desconecte a las 7 de la tarde si normalmente te duchas a las 9 de la noche, porque el agua seguirá caliente en el termo.

Los temporizadores también tienen otros usos, aparte de la reducción de luz. Conectado a una lámpara pueden simular la presencia de gente en una casa vacía, para evitar ladrones. Algunos temporizadores digitales cuentan hasta con una función aleatoria que va encendiendo y apagando las luces a lo largo del día variando los tiempos.

Puedes optar entre temporizadores analógicos o temporizadores digitales. Los digitales te permiten configurar horarios distintos para cada día de la semana y tienen una batería para que, en caso de corte de luz, no se desconfiguren y el reloj siga funcionando. En el ejemplo del termo sería suficiente con uno analógico.Puedes encontrar temporizadores eléctricos digitales desde 12€ y analógicos desde 6€.

Regleta2 – Utiliza regletas con interruptores individuales. Son ideales para tener en ellas los cargadores de móviles u otros aparatos. Se trata de una regleta donde cada conexión tiene su propio interruptor de encendido, de modo que podemos dejar cualquier cosa conectada y solo recibirá corriente si le damos al interruptor. No son fáciles de encontrar en tiendas ni grandes superficies, o las que hoy son caras. Yo he tenido la suerte de comprarlas en un bazar de artículos chinos, pero no todos las tienen. Puedes pedírsela al responsable de cualquier bazar y muy probablemente te la consiga. Si no, también las puedes encontrar por Internet.

Stand by3 – Acostúmbrate a no dejar los aparatos en stand by. Si te haces a la idea de apagar cada vez la TV completamente, te acostumbrarás en menos de 1 semana.

Quizá te haya pasado como a mí: un día decidiste que para ahorrar luz ibas a apagar completamente la TV y no dejarla en stand by, como siempre. Al día siguiente, después de una ducha y ponerte el pijama, te sientas en el sofá, ya has cogido la postura perfecta para una sesión de tele, coges el mando para encenderla y…¡maldición!, ayer la apagaste del botón general. Después de esto te autosugestionas con que el stand by tampoco consume tanto. Pues no es cierto, consume y mucho. Apagando los aparatos completamente puedes ahorrar un par de cientos de euros al año. Si te lo propones, en unos pocos días te habrás acostumbrado a apagar y encender esos aparatos nada más entre en la estancia para utilizarlo, no te supondrá ninguna molestia y ahorrarás mucho dinero.

Bombillas LED4 – Pásate al LED. En breve dejarán de comercializarse las bombillas incandescentes, así que si estás pensando en pasarte ya al bajo consumo opta directamente por iluminación de tipo LED. Existen versiones LED para sustituir cualquier tipo de luminaria: bombillas de rosca, lámparas halógenas, focos halógenos empotrados, tubos de neón… Así que, si quieres, puedes cambiar toda la iluminación de tu casa.

Eso sí, asegúrate de comprar luces LED de alta calidad, en España se fabrican algunas de las mejores del mundo, ya que algunas de las que venden en bazares importadas de China consumen más y duran menos. Y no las compres blancas, que son las más habituales. La luz de un hogar debe ser más cálida o acabará afectando a tu estado de ánimo.

Quizá, de manera provisional, puede ser recomendable guardar alguna bombilla incandescente de momento si tu presupuesto es limitado. Porque en zonas que no se usa habitualmente la luz como, por ejemplo, un trastero, una incandescente puede que, a corto plazo, sea una solución mucho más barata para iluminar teniendo en cuenta que quizá solo se use durante 1 hora al mes. Porque, aunque sea muchísimo menos eficiente, el precio de las bombillas de LED o las de bajo consumo es aún alto en comparación con las incandescentes. Así que, si crees que aún puedes seguir usando incandescentes en algunos puntos concretos, compra un par de bombillas antes de que desaparezcan.

2 thoughts on “4 trucos fáciles para ahorrar en la factura de la luz

  1. Podría por favor decirme si mantener encendidos los focos ahorradores en espiral se ahorra más energía que apagándolos y encendiéndolos cada vez que uno desea iluminar una habitación.? Conozco personas que insisten en que así, pero la verdad a mí me parece que no puede ser. Muchas gracias por su respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *