En nuestro post anterior hablábamos sobre las ventajas de plantificar el menú semanal y, continuando el hilo del post, hoy hablaremos de cómo planificar ese menú.

Hay muchas formas y cada uno elegirá la que mejor se adapte a sus necesidades. Existen diferentes opciones para empezar a organizar el menú:

  • Según las ofertas de los supermercados. Habitualmente nos llegan a nuestro buzones folletos sobre ofertas y promociones de varios supermercados. Este tipo de información nos puede ayudar a elegir las recetas. Así podemos planificar la compra mirando el ahorro.
  • Según la técnica de cocción. Si no disponemos de mucho tiempo, podemos elegir recetas cuya técnica de cocción sea más rápida, como hacer platos a la plancha, sin cocción, etc. Y podemos reservar las recetas de más tiempo de elaboración para momentos de la semana que sí dispongamos de tiempo, como puede ser para el fin de semana, por ejemplo.
  • Según el alimento principal. Si se eligen recetas de alimentos de temporada notaremos la diferencia en nuestra cesta de la compra. Además, de poder elegir recetas que supongan un menú más equilibrado nutricionalmente.

A la hora de confeccionar el menú se pueden compaginar diferentes opciones de asignación de recetas en función del día que se esté planificando.

Supongamos que es una familia que le gusta prácticamente todo, comen fuera de casa y cocinan por la noche. Pensando que es septiembre y de temporada están las berenjenas, calabacines, pepinos, pimientos, tomates, zanahorias, entre otras verduras. Un ejemplo de menú podría ser:
Ejemplo de menú
Aunque si no sabes cómo empezar existen páginas en la red que te ayudan a planificarlo. Y siempre puedes cambiar algún plato que no te convenza. Un sitio que nos ha parecido útil en este sentido es el Planificador Semanal de la cadena de supermercados Consum.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *